Vypracovala: Miroslava Foltýnová


 

 

Las razones que mueven desde hace años a millones de peregrinos a recorrer el Camino de Santiago, una ruta por España que es una experiencia para muchos inexplicable, y que casi todos quieren repetir, son varios: motivos espirituales, aventura, reto personal, una forma original y diferente de hacer turismo etc.


Se trata de una manera distinta de conocer el norte de España a través de distintos itinerarios cuya meta es la catedral de Santiago de Compostela, en Galicia, donde se encuentra la tumba del apóstol Santiago. Esta red de caminos jacobeos fue declarada en 1993 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Los impulsos que mueven a cada peregrino a calzarse unas buenas botas, echarse la mochila al hombro y emprender la ruta son muy diversos. Hay casi tantas razones para hacer el Camino como personas recorren el trayecto. Lo que sí es cierto es que en la mayoría de los casos confluye una mezcla de reto personal, acercamiento a uno mismo, interés por la historia, el arte, la naturaleza y el deporte.

Muchos afrontan el Camino como si de una aventura se tratase. Y están en lo cierto, ya que no todos los años se recorren cientos de kilómetros a pie, en bicicleta o a caballo, por senderos que se adentran en parajes que desbordan naturaleza; por aldeas recónditas, casi perdidas, en las que parece que el tiempo se ha detenido. Cada día es diferente al anterior en esta larga travesía, que se puede realizar por tramos y que está perfectamente señalizada. Con apenas una mochila y un equipaje básico, el peregrino se enfrenta a las dificultades que le van surgiendo en el camino. Tras finalizar la afrenta y al llegar a Santiago todos coinciden en la misma idea: el esfuerzo ha valido la pena.


Casi cada recoveco de la ruta jacobea esconde una sorpresa en forma de arte, cultura y monumentos. A su paso se encontrará con catedrales, puentes, calzadas romanas, monasterios, palacios, mansiones señoriales, casas de arquitectura popular... miles de edificios de un valor incalculable. Además de conocer este rico patrimonio histórico, el Camino también brinda la oportunidad de participar de las fiestas, el folclore y gastronomía de la zona. Desde luego, ningún otro viaje permite un acercamiento tan intenso a la realidad de un lugar.


El Camino de Santiago tiene, para muchos, algo de místico. No en vano su origen es religioso: el culto al apóstol Santiago. En cualquier caso, muchos peregrinos se lanzan a realizar el camino movidos no sólo por esta devoción al santo, sino también por una espiritualidad que se manifiesta en la necesidad de saber más de uno mismo, de encontrar respuestas a preguntas y de hallar paz interior. Porque para muchos este recorrido por España se convierte, a la vez, en un viaje interno en el que uno aprende a conocerse mejor a sí mismo. Una experiencia que perdura con el paso de los años.


Durante la ruta, el peregrino nunca se va a sentir un extraño. Va a conocer gentes hospitalarias, personas desconocidas que en ocasiones incluso son capaces de ofrecer sus casas para guarecer al viajero. En esta travesía, el caminante vive momentos únicos con peregrinos de todas las edades, llegados de diversas partes del mundo, en los albergues, en los senderos o en la carretera. Podrá hacer nuevos amigos y se va a enriquecer a nivel humano y personal.


 

 

Zopakujte si:

1. ¿Qué es Camino de Santiago?

2. ¿Qué ofrece el camino?

3. ¿Dónde termina el camino?


 

 

Použitá literatúra:

Vlastné poznámky